UNA  IGLESIA  EN  EL  MUNDO

Vigilia Pascual en Parroquia Don Bosco

El día sábado 16 de abril, y en vísperas del Domingo Santo, se realizó en dependencias de nuestro colegio, una nueva edición de la Vigilia Pascual; instancia en la que, como Iglesia, nos reunimos en torno al fuego a la espera de que Cristo lleva a cabo el milagro de la resurrección.

La actividad, que contó con una gran asistencia de familias que forman parte de la Comunidad Educativo pastoral del colegio y del sector, comenzó cerca de las 21:00 horas con la Liturgia de la Luz, momento en que un grupo de voluntarios del Grupo Guías y Scout Don Bosco encendió la fogata.

Luego de encendido el cirio pascual con esta llama, el animador, y director de la presencia salesiana de la zona sur de Santiago, el padre Pedro Carrera Reyes, invitó a los y las presentes a reingresar al templo, lugar donde esta llama de vida fue compartida y transmitida.

Ya en la parroquia, se dio inicio a la Liturgia de la Palabra, momento en que se procedió a dar lectura de distintos pasajes bíblicos que recordaban episodios del Génesis, Éxodo, y escritos de los apóstoles.

En la homilía, el P. Pedro Carrera centró su mensaje en el milagro de la resurrección, fenómeno que se constituye como la piedra angular de la Iglesia Católica:

“Hoy nos reunimos luego de una serie de eventos de Semana Santa, para celebrar que Cristo ha resucitado. Y del mismo modo que ayer, los invitábamos a un tiempo de reflexión por la muerte de Jesús, acá recordamos que vence a la muerte. Seamos como sus discípulos, quienes luego de saber que su maestro había vuelto a la vida, tanto su fe, como sus convicciones se vieron revitalizadas”, aseguró el P. Pedro Carrera.  

Tras las palabras del celebrante principal, se bendijo el agua de la pila bautismal, ungiendo el cirio pascual en ella. También los y las fieles presentes fueron asperjados con esta agua bendita.

Finalmente, y de la forma acostumbrada, se celebró la liturgia eucarística, momento en el que los y las fieles pudieron recibir la comunión de manera voluntaria. Posteriormente, se impartió la bendición final, concluyendo oficialmente la celebración del Triduo Pascual en el Liceo Salesiano Manuel Arriarán Barros.